La nueva marihuana cripy
( Creces, 2017 )

Muy adictiva e impactante es la nueva marihuana cripy. Los más dañados por su consumo son los adolescentes, en quienes produce un deterioro cognitivo que afecta grandemente su rendimiento escolar. Ello porque su cerebro está aún en formación.

Su nombre sugiere lo dañina que puede ser. La marihuana cripy toma su nombre de la criptonita, el mineral ficticio que lograba debilitar a superman, anulando sus poderes. Ella es 10 veces más concentrada que la marihuana tradicional y ya está circulando en Colombia, su país de origen.

Se trata de una planta que se obtuvo por manipulación genética con el fin directo de modificar la concentración de su principio psicoactivo, el tetrahidrocannavinol (THC). "Si la marihuana tradicional tiene entre un 2 % a 7% de THC, la cripy varía entre el 17% a 24%", dice el coronel Esteban Díaz, jefe del Departamento de antidrogas OS-7 de Carabineros. Esto se traduce en "más ataques de ansiedad, episodios de paranoicos, taquicardia, vómitos y mareos, entre los jóvenes consumidores de ella", según detalla el oficial.

Alarmante creciente decomiso

El primer decomiso de cripy en el país fue de 168 kilos y se realizó en agosto pasado. En marzo de este año ya se recuperaron 426 kilos. La tesis policial es que existiría una sobreproducción en Colombia, por lo que las mafias están exportando esta droga a Chile, donde por su mejor economía logran un mayor precio.

"Si la marihuana de los tiempos del festival de Woodstock ya era peligrosa, hoy hablamos de una sustancia que es más concentrada y con un potencial dañino y aditivo muy superior", advierte el doctor Mariano Montenegro, psiquiatra ex director de Senda y consultor internacional. "Esta no es un cedrón, no es una ruda y no es menta. Se trata de una droga que es un problema de salud pública, que altera la convivencia, reduce la productividad y aumenta los accidentes laborales, las ausencias y las licencias médicas", dice el especialista.

Los adolescentes corren un mayor riesgo al consumirla, porque su cerebro se está desarrollando, explica el doctor Mario Hitschfeld, siquiatra coordinador del Grupo de Trabajo de Adiciones de la Sociedad de Neurología, Psiquiatría y Neurocirugía (Sonepsyn). Por esto los jóvenes tienen un mayor riesgo de psicosis, de trastorno de ansiedad y de dependencia (El cerebro del adolescente).

Además de reducir la capacidad de memoria y atención, disminuye la motivación, con lo que a los jóvenes se les hace más difícil el aprendizaje (Ojo con la marihuana). Se trata de una droga que debe estar alejada de la gente porque genera adición, daño cognitivo y accidentes del tránsito, por la llamada "embriaguez canábica", dice Montenegro. En su opinión, para generar un mercado de la marihuana, se busca ofrecer un producto más concentrado para así tener un público cautivo de adictos, a costa de su salud.

"Es necesario que los padres se informen sobre esta droga en fuentes confiables y rigurosas. Quien dice que no es dañina o que es beneficiosa, no está siendo riguroso", señala Hitschfeld. En su opinión, el problema es que los padres muchas veces se dejan llevar por lo que quieren creer.

A los expertos les preocupa que el 60% de los niños menores de 18 años en tratamiento por drogas, sea por marihuana. "El consumo problemático de esta droga, se concentra en los sectores con menores recursos, profundizando con ello la inequidad y perjudicando a los que tienen menos" enfatiza Montenegro.



0 Respuestas

Deje una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados.*

Buscar



Recibe los artículos en tu correo.

Le enviaremos las últimas noticias directamente en su bandeja de entrada