Aspirina: el fármaco del siglo
( Publicado en Revista Creces, Junio 1991 )

El resumen de todo: La aspirina puede ser considerada como la monodroga de síntesis más vendida del mundo, cada vez amplia mas su espectro de uso a raíz de recientes investigaciones, y como el medicamento de mas bajo costo y fácil administración que produce una mayor gama de efectos benéficos para la salud. La aspirina es, en resumen, un hito en la historia de la farmacología.

La Aspirina es el medicamento de síntesis de mayor uso en el mundo. Actualmente, como marca de fábrica, está registrada en más de 70 países y solamente puede ser usada para describir el fármaco desarrollado y producido por Bayer. En ningún país se exige receta médica previa para la venta de este medicamento, de más de un siglo de historia y de probados efectos, constituyéndose en un hito por sí mismo en la historia de la farmacología.

En algunos países se ha convertido una práctica común utilizar la palabra "aspirina" como sinónimo de cualquier analgésico que contenga ácido acetil salicílico (AAS), principio activo de la Aspirina, desarrollada por el investigador de Bayer Félix Hoffmann en 1897. Incluso se llama "aspirina", equivocadamente, a otros compuestos para el dolor de cabeza que no contienen AAS.

Pero la "aspirina" no siempre es Aspirina, la genuina.

Minuciosos estudios (entre ellos, uno de Huskisson, E.C.: Non esteroidal antiinflamatory drugs as analgesics, Prescribers Journal; 23, 10-15, 1983) han probado que la "aspirina" utilizada como término genérico u otros genéricos con contenido de ácido acetil salicílico expendidos bajo otras marcas no son necesariamente equivalentes a la Aspirina (R), marca registrada de Bayer AG.

Considerables diferencias se han hecho evidentes, especialmente en lo que respecta al grado de pureza, velocidad de absorción y fórmula del producto.

La Aspirina es una monodroga con un perfil repetidamente nuevo. Ha sido y continúa siendo el medicamento sintético más usado en el mundo. Se estima que cada 50 millones de habitantes del planeta consumen 2 mil toneladas de Aspirina por año (aproximadamente 6.000 millones de unidades), lo que equivale a un promedio de dos comprimidos semanales por cada hombre, mujer y niño (mayor de 12 años) según la tasa de consumo en los países industrializados (como Estados Unidos y Gran Bretaña).

Desde que el 10 de octubre de 1897 el Dr. Félix Hoffmann registró, por primera vez, el ácido acetil salicílico en el diario del laboratorio de investigaciones de Bayer, ciertamente se abrió una nueva fase en la historia de la terapia medicinal. Continuos descubrimientos han ido proporcionando a la Aspirina nuevos, más amplios y comprobados perfiles. De hecho es imposible establecer límites terapéuticos para la Aspirina. Como muchas veces en su historia de un siglo han surgido nuevas aplicaciones de la sustancia a través de las exhaustivas investigaciones y la larga experiencia con el medicamento. Aún resta mucho por saberse en el campo de los tratamientos con Aspirina. Pero lo que ya se sabe es suficientemente amplio y científicamente comprobado como para considerar a la Aspirina como un resumen de todo.

No hay un medicamento tan multifacético de tan bajo costo y fácil administración como la Aspirina en diversas áreas de aplicación.

Efecto analgésico: La Aspirina es especialmente apropiada para el tratamiento de dolores de cabeza o jaquecas. También influye sobre los dolores agudos y crónicos, siempre que se utilice en la dosis adecuada. Teniendo en cuenta los posibles efectos secundarios, la Aspirina puede considerarse como el mejor analgésico para el tratamiento de los dolores crónicos, con un efecto excelente a bajas dosis.

Efecto antipirético: La Aspirina es considerada como un medicamento común para el tratamiento de enfermedades asociadas con fiebre, ya sea que se presenten en relación con resfriados o infecciones virales o bacterianas. Frena la producción de los llamados "pirógenos", sustancias que afectan los centros reguladores de la temperatura corporal. De esta manera se impide el aumento de la fiebre y se normaliza la temperatura del cuerpo.

Efecto antiinflamatorio: La Aspirina es el más eficaz entre los medicamentos antiinflamatorios no esteroides. Tomando en consideración los costos y que las sustancias alternativas no han demostrado efectos mejores, como lo sostiene el Dr. Huskisson, la Aspirina sigue siendo una terapia de primera línea en el tratamiento de enfermedades inflamatorio/dolorosas del aparato motor, como es el caso de la artritis reumática y la poliartritis crónica. No existe ningún otro antiinflamatorio sobre el cual se disponga de un volumen de experiencias tan amplio.

Efecto antitrombótico: La Aspirina reduce la velocidad del proceso de coagulación, disminuye el riesgo de formación de trombos y puede detener el daño vascular que predispone a un infarto de miocardio. La comprobada acción de la Aspirina como anti-agregante plaquetario la ha convertido, según recientes investigaciones de indiscutible probidad y valor, en un incomparable protector pre y post infarto. La Aspirina inhibe la tasa de síntesis de las prostaglandinas, sustancias que atraen los glóbulos blancos hacia las áreas heridas para dar comienzo a procesos de coagulación y cicatrización. Una dosis regular y controlada de Aspirina reduce en un 44% el riesgo de un ataque cardíaco y en un 57% el peligro de un reinfarto.


0 Respuestas

Deje una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados.*

Buscar



Recibe los artículos en tu correo.

Le enviaremos las últimas noticias directamente en su bandeja de entrada