Dos nuevas vacunas para el virus del sida prevalente en África
( Publicado en Revista Creces, Enero 1999 )

El SIDA se está extendiendo demasiado rápido en Africa, especialmente en los países sub Sahara. En esta región se encuentra casi el 70% de los casos del mundo. En muchos países de esa zona uno de cada cuatro adultos ha sido contagiado con el virus, y es cuestión de tiempo para que comiencen los síntomas (Noticias del sida: Tratamiento a menor costo) . Frente a este enorme problema, las esperanzas no están en el tratamiento, por el elevado costo que esos países no podrían afrontar. La única posibilidad es encontrar, contra el tiempo, una vacuna apropiada que prevenga el contagio. Con este objetivo, dos equipos de investigadores están desarrollando vacunas que sean efectivas contra la cepa del virus SIDA que prevale en esa región.

El financiamiento de estos proyectos ha sido entregado por el International AIDS Vaccine Iniciative (IAVA), una fundación de caridad con sede en Nueva York. Uno de los proyectos está bajo la responsabilidad de un grupo de investigadores de la Universidad de Oxford. El otro está siendo desarrollado por la empresa Alpha Vax, una compañía relacionada con la Universidad de Carolina del Norte, en Chapel Hill.

IAVA ha firmado un convenio con estos dos grupos para llegar a producir una vacuna barata y en forma masiva. "Es un imperativo moral disponer de vacunas que puedan ser utilizadas en los países pobres", dice Víctor Zoanan, Vice-Presidente de lAVA.

El grupo de Oxford está trabajando en una vacuna de dos componentes. Uno de ellos son tres pequeños trozos de DNA, llamados plasmidos, que contienen fragmentos de genes para tres proteínas del virus SIDA, llamadas gag, pol y nef. Ellos se introducen en las células y aprovechan la propia maquinaria de ésta para producir la proteína correspondiente. El otro componente de la vacuna, es el virus vacuna al que se le han introducido en su genoma los mismos trozos de DNA. Estos dos elementos coordinados son los que inducen al sistema inmunológico a producir gran cantidad de células T asesinas, que son las que atacan a las células invadidas por el virus del SIDA que contiene estas proteínas.

Una vacuna de este tipo, desarrollada por Ian Ramshaw, de la Universidad Nacional de Camberra (Australia) ya se ha demostrado efectiva en monos (Journal of Virology, Diciembre 1998). Basados en estos resultados es que los investigadores de Oxford (Andrew McMichael y colaboradores) pretenden iniciar un ensayo en humanos. La idea es probarla en Kenia, incluyendo prostitutas de alto riesgo de contagio.

El grupo de Alpha Vax también está trabajando en una vacuna para los virus prevalentes en Africa. Ella consiste en una versión alterada del virus de la Encefalitis Equina Venezolana (VEE). Para ello, a este virus se le ha extraído previamente un tercio de su DNA y se ha reemplazado con los mismos tres genes que usa el grupo de Oxford. En estas condiciones el virus VEE no se puede desarrollar dentro de la célula, pero produciría gran cantidad de las tres proteínas que contiene el virus del SIDA, maximizando así la respuesta inmune.

Los resultados positivos o negativos de estas dos novedosas vacunas, no se van a conocer antes de cinco años, que es el tiempo de observación que se necesita.



(New Scientist, noviembre 29, 1998, pág. 5).


0 Respuestas

Deje una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados.*

Buscar



Recibe los artículos en tu correo.

Le enviaremos las últimas noticias directamente en su bandeja de entrada