Nuevo virus esta produciendo estragos en Malasia
( Publicado en Revista Creces, Junio 1998 )

Se ha descrito un nuevo virus que esta produciendo una encefalitis letal en los humanos en Asia. Como muchas de las enfermedades virales nuevas (como es el caso del Sida), su aparición se atribuye a que virus propios de los animales están ahora infectando a los humanos.

Los expertos en salud en Asia están muy alarmados, y con razón, debido a la aparición de un brote mortal de encefalitis (inflamación del cerebro) que está produciendo estragos en Malasia. Existe la preocupación de que el brote se extienda rápidamente a toda Asia. Según estudios recientes, es un nuevo virus que ha contaminado a los cerdos y que de allí se ha esparcido a los seres humanos.

Se trata del "virus Nipah", llamado así porque los primeros casos aparecieron en la pequeña ciudad de ese nombre.

Las primeras víctimas tenían en común que trabajaban en contacto con cerdos. Los síntomas comenzaban con fiebre alta y signos de encefalitis (compromiso psíquico). Algunos fallecían a los pocos días, mientras otros se recuperaban.

Hasta ahora la enfermedad ha afectado a 251 personas, habiendo fallecido 95 de ellas. La mayor parte han sido trabajadores de planteles de cerdos y provienen del Estado de Negeri Sembilan a 80 kilómetros de la capital Kuala Lumpur. Frente a la gravedad de los hechos, los soldados de Malasia han tenido que sacrificar 800.000 cerdos. "Matar los cerdos es la mejor medida inmediata que se puede tomar", dice John Mackenzie, un virólogo de la Universidad de Quinnland en Australia. Sin embargo, se teme que la medida haya sido tomada tardíamente, pues lo más posible es que el virus ya haya estado contaminando los cerdos por más de 12 meses. Durante este tiempo, seguramente los cerdos contaminados ya han viajado de un lugar a otro. Por ejemplo, Malasia exporta carne de cerdo a Singapur, y allí ya murió un trabajador de un matadero de cerdos.

Cuando aparecieron los primeros casos, las autoridades de salud asumieron que se trataba de un brote de la llamada Encefalitis Japonesa (EJ), ya que tenía los mismos síntomas. Aun ahora, las mismas autoridades piensan que están frente a una epidemia "dual": la encefalitis japonesa y esta nueva enfermedad. La EJ se sabe que se propaga por mosquitos, especialmente durante las estaciones húmedas.

Los cerdos son también el reservorio de ella. De hecho en 18 fallecidos se ha confirmado el diagnóstico de EJ.
Sin embargo, hace 15 días el Centro de Control y Prevención de Enfermedades de Atlanta al que se enviaron muestras, ya ha confirmado que se trata de un nuevo virus: el virus Nipah. La verdad es que la enfermedad aparece como distinta a la EJ. Desde luego ella también afecta y mata a los cerdos contaminados, lo que no sucede con la EJ, en que éstos portan el virus, pero no sufren la enfermedad. Por otra parte, la EJ afecta especialmente a los niños, mientras que esta nueva enfermedad afecta a los adultos, y casi todos ellos son personas que trabajan directamente con cerdos. Por otra parte, los enfermos no parecen transmitir la enfermedad a sus familiares, quienes permanecen en buen estado de salud, por lo que se piensa no tiene nada que ver con los mosquitos, coma es el caso de la EJ. Finalmente, la enfermedad se ha presentado en numerosas personas que habían sido vacunadas contra la EJ.

Las cosas han comenzado a aclararse cuando Lam Sai Kit de la Universidad de Malasia, en Kuala Lumpur, pudo aislar del liquido cefalorraquídeo de estos pacientes un virus de la familia de los paramyxovirus, que es un grupo de virus que incluye al de las paperas, el distemper de los perros y el del sarampión. Ellos son muy diferentes al virus de la EJ.

Este investigador observo que el virus que había aislado tenia tendencia a acumularse formando ""sincicios"", lo que le hizo pensar en el virus Hendra, que había sido aislado por primera vez en Australia en el año 1994 y que también produce sincicios.

Al estudiar este nuevo virus en Atlanta, se encontró que era diferente al virus Hendra, ya que la secuencia de su genoma tenia un 20% de diferencia con él.

En esa ocasión el virus Hendra, inicialmente llamado morbilivirus equino, mató a un preparador de caballos y a un campesino que trabajaba con él tratando a un caballo enfermo. Por estudios realizados en el Laboratorio Australiano de Salud Animal, se vio que el virus Hendra difícilmente se transmitía de animal a animal. Por eso se pensó que la transmisión entre los caballos era debida a los murciélagos de la fruta, donde ya se sabía que es su huésped habitual (New Scientist, Diciembre 5,1998, pág. 40).

Por este antecedente, se pensó que este nuevo virus de los cerdos también se transmitía por los murciélagos, cosa que no se ha demostrado.

El virus se ha encontrado en los pulmones y en la orina de los cerdos enfermos, por la que ahora se cree que los humanos se han infectado directamente inhalando aerosoles (partículas que contienen el virus) en los sitios de trabajo con los cerdos. (Science, vol. 284, 16 de Abril 1999, pág. 408).


Cunde el pánico y las especulaciones

La rápida propagación de este virus entre los cerdos ha hecho cundir el pánico, y ya son varias las noticias anecdóticas que señalan la aparición de casos en diferentes partes del país. Con los datos hasta ahora disponibles se cree que el virus se transmite rápidamente entre los cerdos y también con mucha facilidad pasa a los hombres que están en contacto con ellos.

En todo caso no se puede asegurar que sea un virus nuevo, pero si, que recién ahora ha pasado al hombre. Tal vez en esto estén influyendo los cambios en la selva asiática producidos en los últimos tiempos (numerosos y grandes incendios). Podría pensarse que ha estado en los murciélagos, por mucho tiempo, manteniéndose sólo allí ya que esos murciélagos, hasta hace poco, solo se encontraban en la jungla. Puede ser que su migración a zonas urbanas sea debida a la destrucción de ésta, lo que ha dado más posibilidades de contacto de estos murciélagos con los cerdos, y de allí por la aspiración de aerosoles habría pasado el virus al hombre.

Otra posibilidad es que se trate de un virus que ha mutado recientemente, con la que habría logrado la propiedad de infestar a los hombres. Otros, como los ecologistas, argumentan que esta nueva enfermedad es debida a los cambios climáticos, como el calentamiento de la Tierra por incremento del CO2 atmosférico. En fin, cada uno, según su forma de pensar, trata de encontrar una explicación. Por ahora, lo más sabio es tratar de encontrar una vacuna.


Otra razón para atemorizarse

En un perro que falleció recientemente en el sur de Malasia, se ha confirmado que sus tejidos contenían el virus Nipah. Aun cuando es muy temprano para sacar conclusiones de este hallazgo, el hecho es muy preocupante, ya que se han acumulado muchas otras evidencias anecdóticas que sugieren que también otros animales domésticos están siendo contagiados por el mismo virus Nipah. Para rechazar o confirmar este riesgo, ya se han tomado numerosas muestras de sangre de diferentes animales (perros, gatos, cabras, pollos y vacas) para tratar de ubicar allí el virus. En las próximas semanas se conocerán los resultados.

Muy preocupados están los criadores de caballos de carrera, y por ello han tomado más de 2000 muestras en haras de Malasia y Singapur. También se están investigando los murciélagos de la fruta, porque se cree que serían los reservorios de la enfermedad. Ya se tienen muestras de sangre de 300 de éstos (New Scientist, Abril 1999, pág. 12).

Habrá que pensar en preparar una vacuna contra el tiempo. Por ahora los enfermos están siendo tratados con ribavisin, una droga que se utiliza para tratar las infecciones virales respiratorias. Aún no se sabe si es realmente efectiva.


0 Respuestas

Deje una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados.*

Buscar



Recibe los artículos en tu correo.

Le enviaremos las últimas noticias directamente en su bandeja de entrada